La Sexualidad

Todo ser vivo tiene la necesidad de reproducirse y de satisfacer ese instinto natural de procrear, esto se refiere a lo que comúnmente denominamos sexo y es algo que ya está introducido en la necesidad básico de todo ser viviente.

Por supuesto, cada uno tiene una manera distinta de hacerlo y en los 5 reinos biológicos la reproducción se da de forma muy distinta y variada, pero nos concentraremos en la del reino animalia (donde pertenecemos los seres humanos) y más que nada en la sexualidad del hombre y la mujer.

El instinto sexual

Cuando algo nos gusta tendemos a sentirnos diferentes y esto se debe a todo un proceso biológico que es muy natural de los seres vivos pero que como es presentado de diferentes maneras en cada ser humano entonces pensamos que es distinto y único.

Primero que nada, está la liberación de hormonas que nos hacen ser más atractivos o ser más propensos a sentir empatía por alguien, esto se libere de forma olfativa pero como no estamos tan acostumbrado a esto y solo es algo detectado para narices desarrolladas (sobre todo la de los animales) no nos percatamos de esa esencia.

Segundo, se podría decir que hacemos una especie de ritual de apareamiento cuando nos acercamos y hablamos con aquel ser que nos llama la atención y que libera nuestras hormonas en el ambiente, por lo que buscamos agradarle y poder comprobar que el instinto sexual no solo es de uno, sino que está generado entre ambos.

El acto sexual

Si se genera una conexión sexual entre ambas personas se comenzarán a buscar los espacios para ejecutar el acto sexual o el coito, ya sea por gusto o por reproducción natural. Este acto implica una sucesión de movimientos en los que se genera constante placer en todos los nervios del cuerpo y transmitiendo una gran cantidad de sensaciones al cerebro.

Por más polémico que puede llegar a ser el hablar del sexo, recuerda que es algo natural y hasta exigido por el mismo cuerpo humano para mantenerte sano. La sexualidad puede realizarse de múltiples formas, intenciones y propósitos, sobre todo para los seres humanos que no solo lo buscamos como una forma de procrear sino de disfrute y placer.